Anoche se realizó una reunión especial de la mesa directiva del distrito escolar de Lamont. Algunos padres temían que la mesa directiva posiblemente iba despedir a la nueva superintendente, Lori Gonzalez.

En la agenda de la reunión, la mesa directiva tenía programado hacerle una evalución de desempeño. Pero algunos padres se opusieron, haciendo notar que González tiene menos de 4 meses en el cargo de superintendente.

Dijeron que no era justo que se le haciera una evaluación con tan poco tiempo en el cargo, y que hasta al momento, González ha hecho buen trabajo.

Pero otros padres de estudiantes con necesidades especiales se quejaron, diciendo que el distrito los ha ignorado cuando ellos han querido hablar sobre problemas con la enseñanza y otros más.

Al final después de una sesión de más de dos horas a puerta cerrada, la mesa directiva decidió no hacer una evaluación de la superintendente. Solamente dijeron que sostuvieron “una plática productiva” con la señora González.