Hace unos días los estudiantes de la preparatoria Vista West fueron sorprendidos durante el recreo con comida típica mexicana, como chips, tacos, guacamole y pan dulce.

Gabriela Cruz, una estudiante en Vista West, dijo que eso la hizo muy feliz.


“Fue una sorpresa muy bonita, los tacos estaban bien buenos,” dijo Gabriela.

La comida fue planeada por la maestra de inglés Lynnetta Johnson.


“No había nada visible pasando en mi campus, y mis estudiantes son predominantemente de decencia hispana,” explico la señora Jefferson, o Mama J, como le llaman los estudiantes. “Eso me molesto inmensamente.”

Después de darse cuenta que la escuela no iba a celebrar el Mes de la Herencia Hispana, Mama J decidió tomar la iniciativa de hacerle una comida a los estudiantes y decorar su clase con toques mexicanos.

“No le pidio nada a la administración ayuda. Ella nomas dijo ‘se va ha hacer,'” dijo Ana María Parrent, la secretaria de estudios independientes en Vista West. “Ella lo pagó porque ella quería hacer esto para los estudiantes.”

A Mamá J no le pesó gastar de su propio dinero, ya que dice es sumamente importante celebrar estos tipos de eventos.

“Somos una escuela alternativa, y muchas veces los estudiantes en estos tipos de escuelas no sienten que tienen la misma voz o reconocimiento como en las escuelas comprehensivas,” explico Mama J. “Tener una voz y sentir el espíritu de inclusión es más importante que traer un lápiz y papel a la clase.”

Y este espíritu es exactamente lo que Mama J le brindó a los estudiantes.

Gabriela dijo, “Me siento más incluida, estoy feliz que esté haciendo esto por nosotros. Es como una mamá para nosotros, no solo una maestra.”