CALIFORNIA CITY (KKEY)– Los detalles encontrados en una orden de allanamiento, revelan quién la policía cree, le disparó a un hombre de California City hace el 6 de Abril. Pero aun así, no se han realizado arrestos y los detalles no se compartieron con la familia de la víctima.

La noche del incidente, Adolfo Jiménez Vega, de 41 años, fue encontrado muerto en las afueras de una casa sobre la Bancroft Court. Horas más tarde, la madre de Adolfo, Antonia Vega, escuchó un golpe en la puerta y allí estaban dos policías.

“Me dijeron que mi hijo estaba muerto y que le dispararon”, dijo Vega.

Adolfo vivía en las calles debido a una adicción a las drogas, tenía trabajos ocasionales, su familia dice que días antes de su muerte, Adolfo había sido asaltado cerca de la casa donde murió y finalmente terminó en el hospital con un brazo roto.

El día de su muerte, Vega habló con Adolfo y le abrió su casa para que él pueda cambiar su vida, él accedió, pero nunca regresó.

Una semana después, las salpicaduras de sangre se han secado en las afueras de la casa abandonada y la familia aún no tiene información o respuestas concretas.

“Conocemos el pasado de mi hermano; eso no se lo ocultamos a nadie”, dijo Nancy Vega, hermana de Adolfo. “¿Cómo puede esto no parecer demasiado coincidente? Que nos está contando esta historia sobre alguien que intenta dispararle y luego, menos de 24 horas después de que lo den de alta del hospital, lo encuentran muerto”.

La policía no quiso confirmar si este asalto estaba relacionado con el tiroteo. Un detective confirmó que el fiscal de distrito ha pedido investigar más a fondo el incidente.

“Comencé a investigar”, dijo Nancy. “Comencé a encontrar especulaciones en Facebook sobre un hombre llamado Adolfo que fue asesinado a tiros porque estaba tratando de entrar a una casa y un vecino le disparó, ni siquiera pudimos obtener esa información de la policía”.

Telemundo Valle Central no identificara al vecino que admitió haberle disparado a Adolfo, porque no esta bajo custodia.

Los detalles, incluso para la familia, han sido muy limitados, pero la policía dijo que la familia de Adolfo ya se ha puesto en contacto con la oficina del fiscal a través de un defensor de los derechos de las víctimas. Aparte de la visita inicial a la casa de la madre de Adolfo, no ha habido ninguna otra comunicación.

“Necesitamos saber qué pasó”, dijo Nancy. “Incluso si puede respondernos: ¿necesitamos planificar un ataúd abierto o cerrado?”