El fútbol es una pasión que trasciende fronteras. Lo demuestra un joven mexicano viaja cada semana desde su país hasta Arizona, en Estados Unidos, solamente para jugar fútbol. Jesus Hiram Gónzalez nos cuenta su historia.