Una tendencia de enfriamiento continuará durante el fin de semana festivo, con temperaturas que caerán varios grados por debajo de lo normal el domingo y el lunes.

La última vez que celebramos el 4 de julio con temperaturas en los altos ochentas fue en el año 2000, así que hace más de 20 años que no veíamos este fenómeno. Después del feriado del Día de la Independencia, las temperaturas se recuperarán a alrededor de lo normal para mediados de la próxima semana.

El clima seco prevalecerá durante al menos los próximos siete días. La calidad del aire será moderada mañana.